De los hoteles más románticos en Ámsterdam

Ver todos Hoteles en Amsterdam

Una ciudad culturalmente rica, Ámsterdam es un destino turístico popular por su gran cantidad de museos, hermosos canales y edificios históricos. Al tiempo que es un gran destino para familias, la ciudad es particularmente perfecta para una escapada romántica. Si buscas un hotel para pasar unas vacaciones románticas, has venido al lugar indicado. Hemos revisado los hoteles y evaluamos de qué manera cada característica se compara con las de la competencia, desde las habitaciones hasta las piscinas y restaurantes. ¡Echa un vistazo a nuestras elecciones destacadas en cuanto a precio en Amsterdam e inspírate!

  1. El Canal House Hotel es un suntuoso hotel boutique de 23 habitaciones que se impone por encima de un canal en el distrito de Canales de Ámsterdam. La encantadora parte delantera de ladrillo sugiere algo más tradicional, pero los interiores son llamativos y modernos. Las habitaciones a la moda se encuentran entre las más lujosas de Ámsterdam y están decoradas con ricas telas de color púrpura y maderas oscuras. Los viajeros más modestos podrían tener problemas con los diseños abiertos de algunos tipos de habitaciones, aunque las partes de los baños son cerradas. En todas partes los baños disponen de un magnífico suelo de baldosas y lavabos modernos; muchos tienen bañeras, así como duchas con cabezales tipo lluvia. El Gran Salón, un salón de lujo y espacio para comer, ofrece a los clientes acceso a libros y juegos y el hotel en sí está a sólo minutos de recorridos por los canales, centros comerciales y restaurantes locales.

  2. Este romántico hotel boutique cerca de la casa de Ana Frank tiene significado histórico: Fue usado una vez como escondite en la Segunda Guerra Mundial. Hoy, hay 38 habitaciones y suites que van desde la estándar más pequeña, a opciones más espaciosas y lujosas con bañera de hidromasaje y vistas al jardín o al canal. Para ocasiones especiales, los huéspedes pueden reservar una de las suites de lujo, suites nupciales o la "Cabaña del Jardín", todas con doble bañera Jacuzzi. Aunque cada habitación es única, están decoradas con el mismo toque sofisticado Toren que combina tonos ricos, candelabros y techos pintados. Algunas tienen su propia terraza privada, una ventaja agradable para los cócteles en las noches de verano. Para todos los demás, hay un acogedor bar en el sitio y el hotel está afiliado a Christophe, un aclamado restaurante, en la esquina, que hace entregas directamente a las habitaciones.

  3. El Conservatorium Hotel ofrece una verdadera experiencia de cinco estrellas en el residencial Museum Quarter de Ámsterdam. Está ubicado en un antiguo edificio de 100 años que perteneció a un banco y el cálido y moderno diseño del hotel se combina a la perfección con la estructura: el impresionante atrio del vestíbulo, por ejemplo, es chic industrial, con madera, ladrillo y vidrio. Las habitaciones están decoradas en colores neutrales terrosos y cada detalle fue considerado, desde la colocación de las tomas de corriente a las luces de lectura junto a la cama y a los controles de alta tecnología para la iluminación y las persianas. Algunas habitaciones tienen diseños dúplex y vigas estructurales expuestas. Impresionantes baños que cuentan con regaderas con efecto lluvia, baldosas de piedra, TV con pantalla LCD de espejo y toallas de microalgodón. El grande y moderno gimnasio, la fina piscina cubierta y el precioso spa (todos situados en el subsuelo) son de lo más destacado. Es una excelente opción para las parejas que buscan cambiar una ubicación céntrica por mayor espacio y tranquilidad.

  4. El Hotel Pulitzer es una encantadora propiedad de lujo en el Canal Loop de Ámsterdam. El hotel está hecho de un bloque de 25 casas de canal restauradas de los siglos XVII y XVIII y está llena de detalles históricos. Todas las habitaciones son únicas, con cálidos toques de diseño tales como paredes de ladrillo expuesto y pisos de madera. La mayoría de las habitaciones tiene abundante luz natural y algunas tienen vistas del canal; aquellas que no las tienen ofrecen una visión del jardín del hotel. Un punto negativo es la molesta tarifa cobrada por el uso de Wifi en las habitaciones, pero es gratuito en el vestíbulo y en el pequeño centro de negocios. El hotel cuenta con un restaurante asador, bar y servicio a la habitación las 24 horas. Además de estar en una de las zonas más pintorescas de Ámsterdam, el hotel está a pocos pasos de lugares de interés popular como la plaza Dam, el Museo Van Gogh y el Barrio Rojo.

  5. El Dylan es un hotel boutique elegante y exclusivo ubicado en el Canal Ring. Las 41 habitaciones se dividen en seis estilos diferentes, desde apartamentos con techos tipo catedral a habitaciones completamente blancas y espacios con estilo asiático. Todas las habitaciones cuentan con servicios de calidad superior, que incluyen sistemas de sonido Bose, minibar abastecido y artículos de aseo personal marca Zenology. Una cómoda sala de estar, dos bares y un encantador patio con lámparas de calor son sin lugar a dudas atracciones, pero lo más destacado es en realidad el restaurante Vinkeles, que cuenta con una estrella Michelin y sirve platos franceses contemporáneos en un espacio exclusivo con apenas algunas mesas. A pesar de que algunas habitaciones son bastante pequeñas y que las tarifas son elevadas durante todo el año, el hotel ofrece Wifi gratuito y algunas habitaciones cuentan con hermosas vistas de cara a los canales.

  6. La encantadora fachada de ladrillos del Ambassade Hotel es tan atractiva como su ubicación en el pintoresco (y conveniente) Anillo de Canales, frente a un canal en el que estacionan botes. El hotel tiene buen gusto y es ordenado, con decoración clásica estilo Luis XV/XVI, aunque ninguna de sus áreas es igual en disposición ni apariencia. Su refinado vestíbulo cuenta con máquina de lustrar zapatos y una colección de paraguas para hacer frente a las inclemencias del tiempo. Las habitaciones ofrecen vistas encantadoras del canal y de su calle empedrada y están adornadas con accesorios sofisticados, espejos recargados y muebles tallados. Cada cuarto es diferente y algunas de sus encantadoras suites tienen techos abovedados con vigas. Este hotel de 58 habitaciones cuenta con varias instalaciones, entre las que se incluye un flotador Koan (que permite flotar en agua salada en una cápsula libre de estímulos) y salas de masajes. El salón de desayuno tiene clase por su arte moderno y sus adorables mesas están adornadas con lirios de agua de un amarillo brillante. Los huéspedes también tienen acceso a una cálida biblioteca y sala de computación.

  7. Ubicada en una tranquila calle de adoquines junto al pintoresco Canal Geldersekade, Mauro Mansion es una gran casa canal del siglo XVI, la cual una vez sirvió como hogar del escritor de la Edad de Oro neerlandesa, Roemer Visscher. Aunque su ubicación es conveniente y céntrica, tiene una vibra pacífica, gracias en parte a su política de no permitir niños menores de 12 años. Hay pocos servicios en el sitio y las escaleras son empinadas (no hay ascensor), pero se destacan el delicioso desayuno (con cargo) y las elegantes y modernas habitaciones.

  8. La boutique Andaz Amsterdam Prinsengracht de 122 habitaciones es un lujoso "art hotel" a la moda, con diseño del director de arte holandés Marcel Wanders. El hotel está ubicado en una tranquila área entre los pintorescos canales Prinsengracht y Keizersgracht y está cargado de historia y cultura holandesa con su diseño y variedades arquitectónicas. Los huéspedes no son mezquinos pero se benefician del happy hour gratuito y de las ofertas del minibar en asombrosos y modernos entornos. Añade el restaurante Bluespoon gourmet y el Andaz Amsterdam es un destino en sí mismo.

  9. Son pocas las faltas que se pueden encontrar en el Boutique B&B Kamer01. Está ubicado en una renovada casa de ciudad de Ámsterdam del siglo XVI en el corazón del Anillo de Canales y ofrece un desayuno de cinco platos y champaña cada mañana, con vista a un pintoresco escenario del vecindario (queda claro por qué el Anillo de Canales forma parte de la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco). Las tres habitaciones están suntuosamente amuebladas y equipadas con bibliotecas de DVD y iMacs, mientras que los baños cuentan con lavabos de diseñador y lujosos artículos de aseo personal, marca Korres. Mientras los huéspedes pueden pagar precios similares por hoteles de lujo con muchos más servicios, como el cercano Hotel Pulitzer, muchos prefieren la intimidad y la meticulosa atención al detalle que esta boutique ofrece.

  10. El Boogaard's Bed and Breakfast es una posada de dos estrellas y media, de dos habitaciones, que a pesar de su agitada ubicación céntrica, ofrece un pequeño lugar de paz. Aunque es un hogar relativamente humilde del siglo XVIII, el dueño ofrece un servicio de excelencia. Las habitaciones están individualmente decoradas con cómodas áreas para sentarse junto a la chimenea, TV de pantalla plana, laptops, aire acondicionado y Wifi gratis. Un buen desayuno, postres hechos en casa y otras sorpresas están incluidas junto con acceso a dos bares abastecidos, con lavabo (wet bars). Está dirigido a parejas que buscan un escenario exclusivo y un poco de charla matutina con un agradable anfitrión.

  11. The Heemskerk Suites es una propiedad de rango medio-alto que es más una segunda casa que un hotel. Está compuesto por cuatro apartamentos independientes que incluyen una cocina totalmente equipada, una sala de estar de tamaño considerable y un baño con carácter y elementos fijos modernos y de calidad. No hay aire acondicionado, desayuno o ascensor disponibles. La ubicación es ideal, a seis minutos a pie del Museo Van Gogh y a ocho minutos del verde frondoso de Vondelpark. Apenas llegue, encontrará vino espumante y jugo gratis en el refrigerador así como una selección de sabrosos y dulces refrigerios holandeses, entre los que se encuentran el popular Stroopwafels. En adición al ambiente tranquilo, los niños menores de ocho años no están permitidos. 

  12. Ubicada justo a ocho minutos a pie de la estación central de tren y dentro del histórico Anillo de Canales, esta íntima posada de gama media es un conveniente lugar. Está a 13 minutos a pie de la Casa de Ana Frank y todas las pintorescas tiendas de café y boutiques del vecindario Jordaan están a sólo unas cuantas calles. Pero a pesar de estar dentro de un tradicional hogar de Ámsterdam, el decorado es sin duda asiático, con abanicos, campanas chinas de madera y estatuas de Buda esparcidas por el lugar. Las habitaciones son espaciosas para el precio e incluyen detalles tradicionales de las casas de los canales como vigas de madera en el techo o un patio. Ten en cuenta que no hay ascensor y los baños sólo disponen de duchas. Los niños menores de ocho años no están permitidos.

¡Danos un "Me gusta" en Facebook! Te alegramos el día con unas fotos maravillosas