Los mejores hoteles de lujo de Las Vegas

Ver todos Hoteles en Las Vegas

En un lugar donde la ostentación desmesurada es la norma, un hotel de lujo en Las Vegas realmente tiene que subir el nivel con toques especiales — desde chefs galardonados con estrellas Michelin hasta traslados al aeropuerto en una limusina Rolls-Royce Ghost. El lujo de Las Vegas a menudo significa habitaciones enormes, un diseño que te deja atónito, hermosas piscinas y spas deslumbrantes. Pero los hoteles en Las Vegas también son mucho más grandes (muchos tienen más de 2.000 habitaciones) por lo que el nivel del servicio personalizado no se equipara con el de otros destinos de los Estados Unidos, como Nueva York o incluso Miami. En términos de valor, sin embargo, no se puede superar a un hotel en Las Vegas. Si el Wynn existiera en Nueva York, por ejemplo, seguramente te costaría alrededor de cinco veces más por noche.

  1. Inaugurado en diciembre de 2008 por el reconocido constructor de Las Vegas Steve Wynn, el Encore de 2.034 habitaciones toma el capricho y el lujo de su hermano, el hotel Wynn (inaugurado en 2005) y lo mejora con habitaciones incluso más grandes y un spa y gimnasiomás atractivos. Los huéspedes pueden utilizar el campo de golf de 18 hoyos del Wynn y el hotel tiene una elegante Piscina europea solo para adultos. Pero son las habitaciones del Encore — que son todas suites— las que lo hacen mejor que incluso los mejores hoteles de las Vegas: una hermosa iluminación a través de ventanas de piso a techo, control electrónico de las cortinas desde la cabecera de la cama, una cómoda sala incluso en las habitaciones de la planta baja, y un baño que es más grande que la habitación completa de algunos hoteles de la Ciudad de Nueva York.

  2. Con 392 habitaciones elegantes y algunos de los mejores servicios de Las Vegas, el Mandarin Oriental es un refugio tranquilo en el ostentoso Strip. El hotel no tiene el exceso característico que mucha gente viene a buscar a Las Vegas (incluido un casino), sino que opta por un enfoque más refrenado: un hermoso spa, dos restaurantes de comida gourmet, una piscina tranquila, espacio para reuniones y, lo más extraño de Las Vegas, serenidad. Pero la conveniente ubicación en el centro de la ciudad significa fácil acceso a todo el exceso que quieras.

  3. Ocupando el piso 35 de los 3 pisos del resort Mandalay Bay, el Four Seasons Hotel Las Vegas es un oasis de calma en una ciudad conocida por su frenética energía. Los huéspedes en el Four Seasons pueden esperar con ansias las impecables habitaciones inspiradas en el Ard Deco con sillas y otomanas de terciopelo y grandes baños de mármol. Dos opciones de comida de alta gama (Charlie Palmer Steak y Veranda), un apreciado spa con una larga lista de tratamientos y acceso completo a todas las comodidades del Mandalay Bay son ventajas adicionales. La única desventaja que se nos ocurre es la ubicación del hotel, ya que se encuentra en el extremo sur del Strip. Los viajeros que prefieren una ubicación más central en el Strip pueden elegir el Mandarin Oriental que es igual de lujoso.

  4. Skylofts es la sección de lujo del MGM Grand y ofrece algunos de los alojamientos más exclusivos no solo dentro del hotel, sino en Las Vegas. Todas las habitaciones son lofts dúplex de una, dos o tres habitaciones (que comienzan en 130 metros cuadrados) con salas de estar grandes y decoración urbana sofisticada, pero discreta. Los precios son por lo general comienzan desde US$1.000 por noche. Los extras de alta gama incluyen traslados al aeropuerto en una limusina Ghost Rolls-Royce; un área de recepción tranquila y privada para huéspedes de Skylofts con una entrada independiente; check-ins en el loft (¡no hay que hacer fila!) y acceso al Skylounge en el piso 29 para disfrutar de cócteles y aperitivos. Pero la mayoría de las instalaciones, como el gimnasio principal y el spa, se deben compartir con los huéspedes de MGM.

  5. El Palazzo es una extensión incluso más sofisticada de su hotel hermano, el Venetian, con habitaciones estándar más grandes que cuentan con un dormitorio y una sala de estar en desnivel con sofás en L; son una versión más cálida y menos masculina de las habitaciones en el Encore con todas las mismas características de alta gama (las habitaciones del Encore son un poco más nuevas). Los huéspedes tienen acceso al famoso Canyon Ranch Spa y a un centro comercial de alta costura (que incluye Diane von Furstenberg, Christian Louboutin y su propia sala de exposición Lamborghini). Los restaurantes de Palazzo son dirigidos por grandes chefs como Mario Batali, Wolfgang Puck y Emeril Lagasse.

  6. El Bellagio tiene todo el espectáculo de lujo del estilo de Las Vegas, pero de alguna manera se mantiene elegante. Con más de 270 mil metros cuadrados, hay lugar para un jardín botánico interior, un lago de 34 mil metros cuadrados en medio del desierto, boutiques que incluyen Prada y Chanel y cinco piscinas ubicadas en un patio italiano. E incluso con 3.933 habitaciones, el servicio formal sigue siendo atento y eficiente. Mientras que otros hoteles atraen a una multitud joven y estridente, la escena en el Bellagio se mantiene más madura y exclusiva, con huéspedes que cenan en Le Cirque o Prime Steakhouse de Jean-Georges Vongerichten, ambos en el sitio. La ropa de cama y los colchones pillow-top (diseñados por Serta específicamente para el Bellagio) son un placer, al igual que los baños de mármol italiano con encimeras de granito y bañeras profundas. Las famosas fuentes de aguas danzantes de más de 1.200 bocas hacen de este hotel una visita obligatoria para todos los que vayan a Las Vegas.

  7. Cada centímetro del hotel Wynn de 2.716 habitaciones está diseñado para deslumbrar: arte vibrante, sombrillas que cuelgan boca arriba desde los techos, un espectáculo de luces surrealista proyectado cada noche sobre el "Lago de los sueños" delante de la única montaña artificial en el Strip. Los huéspedes tienen acceso al campo de golf de 18 hoyos en el sitio y en el hotel se encuentra Alex, un restaurante francés que es uno de los mejores de Las Vegas. Las habitaciones de huéspedes comienzan en unos impresionantes 55 metros cuadrados e incluyen las camas extra grande Wynn Dream Bed por Sealy de una comodidad pecaminosa, y un TV en el baño.

  8. Esta propiedad de 1.117 habitaciones y 4,5 perlas es el resultado de una renovación de US$80 millones, completada en otoño de 2014, del antiguo THEhotel en Mandalay Bay. La reforma trajo al lobby sorprendentes instalaciones artísticas inspiradas en el desierto y muebles blancos de moda a las habitaciones estilo suite. No hay mucho de entretenimiento o comida en el sitio, pero está conectado al enorme y alegre Mandalay Bay. Para huéspedes o viajeros de negocios que quieran un retiro tranquilo pero aun así cercano al ajetreo de Las Vegas, el Delano es una excelente elección.

  9. Con 60 metros cuadrados, las habitaciones estándar del Venetian están entre las más grandes del Strip, superadas solo por el Encore, el Palazzo y unos pocos más. Incluso las habitaciones de planta baja cuentan con ventanas de piso a techo, una cama pillow-top extra grande con sábanas de algodón egipcio y un dormitorio que está parcialmente separado de la sala de estar en desnivel. Una escapada serena del ajetreo de la propiedad es la piscina del décimo piso (abierta hasta las 22:30), la que cuenta con piscinas adicionales, varios Jacuzzis pequeños, arbustos de rosas y la pastelería francesa Bouchon Bakery. Para completarlo, el hotel comparte el famoso Canyon Ranch Spa con el Palazzo, un hotel vecino. Además, la propiedad está dividida en dos torres: el Venetian de 4.027 habitaciones y el Venezia de 1.013 habitaciones, construido en 2003 como un retiro más exclusivo para jugadores forrados en plata.

  10. Este refinado hotel es el intento de Donald Trump de sobrepasar al rey de Las Vegas Steve Wynn. Cada detalle del diseño y la decoración de esta propiedad fue planeado cuidadosamente y ejecutado hermosamente; luce como si fuera sacado directamente de la Ciudad de Nueva York, especialmente en medio de las típicas luces parpadeantes y temáticas cursis de los hoteles vecinos. Ya que el hotel fue construido en 2008, todo es nuevo: las habitaciones, la piscina, el lobby. Nada de antiguos televisores antiguos. Se hace énfasis en la comodidad con beneficios como una bata Trump de vellón (US$125 para llevarla a casa). La decoración de las suites es sorprendentemente tranquila, mejor diseñada para viajeros de negocios que para el conspicuo consumidor. Y como con todas las propiedades de la Trump Hotel Collection, los huéspedes pueden hacer pedidos especiales antes de registrarse: cualquier cosa desde llenar el refrigerador hasta pedir tarjetas de negocios.

¡No olvides darnos un "Me gusta" en Facebook! Nos encanta gustar.