Los mejores hoteles boutique de Nueva York

Ver todos Hoteles en New York City

Al visitar una ciudad tan inmensa y compleja como Nueva York, puede ser un verdadero placer elegir como base un hotel boutique más pequeño, con habitaciones acogedoras, servicio personalizado y mucha atención a los detalles. Los críticos de Oyster investigaron casi 150 hoteles boutique en Manhattan, Brooklyn y Queens; estos 23 son los que consideraron los mejores de la ciudad.

  1. El Greenwich Hotel (Robert de Niro es uno de sus dueño) es virtualmente perfecto, desde lo artesanal, que incluye ladrillos de madera reciclada hechos a mano y espejos antiguos hasta todos los extras gratis, como refrigerios del minibar, Wi-Fi, y alquileres de DVD y Wii. Además, mientras muchos hoteles de estas dimensiones (88 habitaciones) no cuentan con demasiada infraestructura, el Greenwich tiene una piscina subterránea, el Spa Shibui, un excelente gimnasio, y el restaurante Locanda Verde venerado por los más expertos críticos.

  2. Actualmente, el Gramercy Park Hotel es un estándar en Nueva York; las celebridades en el salón y los paparazzi en la acera. Ofrece ultralujosas pero pequeñas habitaciones decoradas al mejor estilo del alto boho-chic, un hermoso gimnasio, una aclamada trattoria italiana y un grandioso bar en la terraza. Lo cierto es que algunas veces hasta los huéspedes se sienten excluidos de la glamorosa fiesta en el bar. Pero el lugar es verdaderamente único.

  3. Ubicado en el centro, cerca de Madison Square Park, The Normad (que comparte su nombre con el vecindario circundante al norte de Madison Square Garden) es un hotel de lujo y diseñado de manera impecable con un servicio atento pero con características limitadas (no hay spa ni centro de negocios). El foco de atención del hotel son su bar y restaurante del mismo nombre, que presentan cinco espacios separados pero conectados que se expanden a lo largo de la planta baja. Los huéspedes pueden ordenar cócteles en la cómoda Library con paredes repletas de libros u ordenar el almuerzo en la iluminada sala Atrium, aunque deben estar preparados para precios tan altos como el nivel de estilo. Las 168 habitaciones para huéspedes son de lujo (hay ropa de cama Sferra, toallas Frette y batas de baño), y evocan con éxito a una antigua era con alfombras persas, mapas antiguos y acabados clásicos. 

  4. Si bien se encuentra en una ex zona de chabolas de Nueva York y está decorado con viejos muebles y alfombras gastadas, el Bowery Hotel es puro lujo con ambientación vintage en el interior de sus espectaculares habitaciones. Los televisores con pantalla plana de LED, las sábanas turcas y cobertores de lana personalizados, los bellísimos baños de mármol y la excelente vista a la ciudad desde los ventanales son características estándar. El restaurante italiano Gemma del hotel y el bar del lobby, tranquilo, sofisticado y bohemio, son también muy populares, incluso entre la caprichosa clase del centro.

  5. Este hotel boutique de Soho representa perfectamente el vecindario creativo y a la moda en el que se encuentra. Cuenta con 114 habitaciones, bar y piscina en la azotea, cortesías geniales (que incluyen Wi-Fi gratuito y queso y vino gratis cada noche), restaurante de David Burke y un curador de arte en el hotel. Sus iluminadas habitaciones minimalistas son más pequeñas que las que poseen algunos de sus lujosos competidores, pero están suficientemente llenas de detalles bien pensados para compensarlo.

  6. Con un ameno bar en la azotea con vistas asombrosas de Manhattan, un restaurante maravilloso, y un diseño industrial de vanguardia, el Wythe es un destino en sí mismo. Está situado cerca del metro, así como de decenas de restaurantes, bares y tiendas en el corazón del moderno Williamsburg. Las habitaciones son amplias y cuentan con techos altos de pino, muebles de madera reciclada y grandes comodidades, incluyendo una TV de pantalla plana; artículos de aseo locales, hechos a mano; Wi-Fi gratuito y calefacción radiante desde el suelo. Pero el ruido puede ser un problema, y el lobby y los elevadores se pueden llenar de gente que no se hospeda ahí los fines de semana.

  7. Este elegante hotel boutique urbano en el Garment District de Nueva York está situado en un edificio histórico que alguna vez fue un salón de té y fábrica de sombreros. El pasado de la propiedad inspiró su elegante diseño industrial presente, y pequeños detalles como las herramientas de sombrerero decorativas rinden homenaje a la antigua función del edificio. En el vestíbulo, la fría piedra blanca y los arcos góticos contrastan con el arte contemporáneo colorido, mientras que en las habitaciones, un motivo en blanco y negro minimalista es calentado por los pisos de madera de roble. Sus características incluyen un gimnasio, el bar Parker & Quinn bistro en el vestíbulo (llamado así por el dueño del salón de té histórico), y un bar sensacional en la azotear. La ubicación está a poca distancia de lugares de interés populares, como el Empire State Building, Bryant Park, y Herald Square. 

  8. El WestHouse Hotel New York es una de las boutiques más especiales de la ciudad y una de las opciones íntimas más lujosas en este rango de precios en el oeste del centro de la ciudad. Está ubicada en una manzana excelente de propiedades, con varias estaciones de tren a un radio de dos cuadras y cercana a varios puntos turísticos, como el Times Square, Rockefeller Center y el Central Park. La decoración es sofisticada, desde las columnas de mármol, mapas en la pared y decoraciones extravagantes hasta los muebles inspirados en la decada de 1920 que decoran las 172 habitaciones y suites del hotel. La oferta diaria de comidas y bebidas (desde el desayuno hasta el happy hour y la charcutería) le añaden un clima hogareño, y la mayoría de los huéspedes que valen el costo diario. 

  9. Las 56 habitaciones de Chelsea, Euro-Asian boutique Hotel Americano es uno de los nuevos y lujosos hoteles en Nueva York y uno de los más decorados, abrió en Chelsea en 2011 con la meta de atraer un público diseñador y artístico. Las comodidades del cuarto incluyen almacenamiento escondido, iPads personales, chimeneas colgantes y baños lujosos (aunque pequeños) con productos Aesop y cabezal de ducha tipo lluvia. La parrilla en el piso 14, el lounge y la piscina de temporada es una característica sobresaliente, y lo es especialmente durante las fiestas de piscina en verano del hotel. Es un lugar ideal para parejas jóvenes y personas de negocios que no tienen presupuesto -- y mientras que la proximidad con el Río Hudson es linda, también significa que el hotel está un poco alejado del transporte público.  

  10. Con decoración chic y un ambiente de fiesta juvenil casi todas las noches en el salón, el Soho Grand ofrece una muestra auténtica pero accesible de la escena del centro a la moda... y todavía atrae a una buena cantidad de celebridades. El restaurante y los bares modernos, un gimnasio bien equipado y una política generosa de mascotas hacen que sea una primera elección para las personas creativas. Las habitaciones son cómodas y están bien equipadas.

  11. El Crosby Street Hotel, de 86 habitaciones, se encuentra a metros de Broadway, lo cual significa que está a pasos de las tiendas del SoHo pero también es un reducto de paz. Y para esto no es todo: incluso hay un jardín de esculturas que permite una calma contemplación. Las habitaciones van desde los 340 pies cuadrados-- grandes, para Nueva York -- y tienen un excelente diseño, agradable iluminación, finas sábanas de lino, y hasta toalleros calefaccionados. ¿Lo único que no encontrarás? Un reloj despertador, aunque, dada la atmósfera de paz, seguramente no lo extrañarías.

  12. Este lujoso hotel boutique de 76 habitaciones en un edificio emblemático cerca de Times Square evoca la glamorosa década de 1920. Las habitaciones combinan camas y sábanas de óptima calidad con toques divertidos como juego de backgammon, naipes, y escritorios que se asemejan a viejos baúles. Estas habitaciones cumplen con todos los estándares del lujo moderno y también tienen una decoración divertida que remonta a sus huéspedes a la era del jazz. Por ejemplo, los armarios y el escritorio revestidos de cuero labrado, diseñados como arcones de un barco de vapor de principios del siglo 20 y con una tapa que se levanta para descubrir un neceser iluminado. Un restaurante de Geoffrey Zakarian y un pequeño y adorable spa son los rasgos distintivos y sobresalientes del hotel.

  13. El Smyth es un exclusivo hotel boutique de 100 habitaciones, con un estilo residencial y a la moda, y habitaciones sencillas, algunas con vista a uno de los World Trade Center. Constituido por un restaurant con chef estrella y un bar elegante de estilo clandestino, el primer piso del hotel es una colección de salas de estar, ideal para socializar y relajarse. Su ubicación en la sofisticada área de TriBeCa, al lado del distrito financiero, pone a los huéspedes a algunos pasos del metro (literalmente - está en la esquina), y a poca distancia de excelentes restaurantes y el 9/11 Memorial Museum.

  14. El diseño inspirado en lo antiguo, meticulosamente logrado, no será del agrado de algunos (el Ace no aspira a cumplir con las pautas convencionales del lujo), pero la propiedad es tan agradable, cómoda y acogedora como cualquier elegante y sofisticado hotel boutique en el centro. Las habitaciones son algo pequeñas y, en algunos casos, oscuras. Pero el servicio es bueno y las tarifas suelen ser accesibles.

  15. The Time, con sus 193 habitaciones en el centro de Manhattan, es un poco más grande que el hotel boutique promedio, pero conserva la típica atmósfera de boutique. Su renovación en 2015, dirigida por Rockwell Group, le dio a la propiedad una apariencia moderna y sofisticada (aunque no pudo arreglar los baños diminutos). También hay disponibles suites con dormitorio y área de estar independientes. Las comodidades incluyen un bar en el vestíbulo, un restaurante italiano con un extenso menú de pizzas, espacio para eventos, reuniones y comidas privadas, y un gimnasio pequeño pero elegante.

  16. El Standard, East Village es uno de los edificios más solicitados del área de Bowery, de última moda en el East Village de Manhattan. La joya de su corona puede ser el hecho de albergar uno de los restaurantes más aclamados de la ciudad, Narcissa, pero sus buenas vistas de Nueva York, su jardín encantador para cócteles y sus servicios gratuitos como Wi-Fi y bicicletas de alquiler son adicionales muy bienvenidos. Las habitaciones, aun siendo elegantes y con todo más que nuevo (incluso para los estándares neoyorquinos), son pequeñas; y el hotel tiene pocas instalaciones: no hay spa ni gimnasio, pero los huéspedes reciben acceso gratuito al gimnasio Crunch, que queda enfrente. 

  17. Este hotel boutique chic de 60 habitaciones abrió sus puertas en 2013, ubicándose en parte de un seminario teológico que todavía funciona, y cuyos orígenes se remontan al siglo XIX. En los meses más cálidos, los huéspedes pueden disfrutar de ostras y champaña en el restaurante de su terraza exterior; y el Intelligentsia Coffee (de Chicago) sirve considerables dosis de cafeína y pastelería local en el lobby durante todo el año. Los lujosos cuartos y suites tienen camas tamaño king afelpadas, pisos de madera de pino, singulares muebles antiguos, batas de baño y productos de tocador CO Bigelow. Junto a él hay una serie de salas de reunión y para eventos en el Hoffman Hall, entre las que se incluye el "Refectorio" digno de Harry Potter: una gran atracción para bodas y desfiles de modas. Nótese que el hotel sigue llevando a cabo algunas tareas de mantenimiento.

  18. El Nolitan es una boutique con pequeñas, sencillas y encantadoras habitaciones que son muy apropiadas para su barrio. El motivo ligeramente industrial es similar al de The James: Las habitaciones tienen un estilo retro-moderno con techos y postes de cemento expuestos, ventanas de piso a techo, muebles de alto diseño y toques interesantes, como cajones debajo de la cama y cajas fuertes y minibares ocultos en las mesas de noche. Hay una clara falta de privacidad en el baño, sin embargo: En algunas unidades (como las habitaciones Neighborhood Corner Rooms), los baños están totalmente abiertos al resto de la habitación, mientras que en otros tienen duchas de vidrio expuestas (sentado, hay una cortina para privacidad). Pero las cantidades saludables de luz natural y las excelentes vistas son un gran motivo para que todo se sienta hogareño.

  19. Esta hermosa boutique de 141 habitaciones se unió a otros hoteles de alta gama y restaurantes para ayudar a revitalizar el barrio Lower East Side, conocido por su estridente actividad nocturna. Para los hipsters adinerados en busca de acción en el centro, el gran diseño, un personal atento, gimnasio y piscina se combinan para hacer de este un buen lugar para dormir después de una noche fuera.

  20. The Paper Factory Hotel es una propiedad estilo boutique con 123 habitaciones y suites estilo loft. Este sofisticado hotel de gama media, ubicado en el moderno distrito de arte Kaufman de Astoria, Queens, ocupa una fábrica de papel de 100 años de antigüedad, y conserva muchos toques industriales y detalles vintage únicos. Las habitaciones son amplias y luminosas, mientras que los lofts son enormes, con área de estar y kitchenette separada, aunque ha habido quejas por el ruido, debido a que no están insonorizados correctamente. Mundo, el restaurante y bar del hotel, es conocido por su cocina peruana y argentina de calidad. Otras de sus comodidades son un gimnasio abierto las 24 horas, una sala de juegos y un salón para huéspedes con cocina. 

  21. Este hotel boutique inteligente con unos precios razonables está localizados en TriBeCa, cerca de excelentes tiendas y restaurantes. Se lo renovó en 2013 y tiene 43 habitaciones, además de un restaurante estadounidense moderno que inauguró en la primavera de 2016. Un punto interesante es el vino la cerveza y los snacks que se sirven gratis de lunes a jueves. Las pequeñas pero elegantes habitaciones cuentan con una decoración blanca y negra, techos altos, pisos de madera dura, batas de baño afelpadas y servicios de L’Occitane. Duane Street Hotel resulta principalmente atractivo para las parejas, aunque quienes se alojen por negocios también aprovecharán los espacios para trabajar y el Wifi gratuito. 

  22. Desde la curada biblioteca a los teléfonos retos de disco en todas las habitaciones, ningún detalle ha sido dejado de lado en esta sexy boutique. Sus 113 habitaciones con estilo tienen una decoración elegante inspirada en el París de la década de 1920, y cuentan con instalaciones de primera clase, incluyendo televisores de alta definición, radios Tivoli con conexiones para iPod y conexión Wi-Fi gratuita. Society Cafe, un bar y restaurante que recuerda a los viejos bares clandestinos de Nueva York, atrae a una clientela variada, con su ambiente íntimo e informal y el menú de inspiración estadounidense. El Walker Hotel Greenwich es una gran elección para parejas y viajeros de negocios, pero los que tienen niños a cuestas podría encontrar algunas habitaciones demasiado pequeñas y las paredes demasiado delgadas.

  23. El Z es un hotel boutique de moda en el prometedor barrio de Long Island City, Queens. Las elegantes habitaciones tienen muros gris oscuro con murales funky contemporáneos, ventanales que ofrecen vistas de Manhattan y muchos detalles divertidos. El atractivo lounge de estilo chic industrial es el punto de reunión de los huéspedes día y noche, y ofrece buenas bebidas y un menú de tapas hasta tarde. La ubicación del hotel (a corta distancia de siete líneas del metro y una parada del tren E del Midtown); increíbles detalles gratis (Wi-Fi, transportación en shuttle cada hora de y hacia Manhattan, préstamo de bicicletas y llamadas telefónicas); y tarifas razonables (más bajas que los hoteles de Manhattan) lo hacen una buena opción. Es una opción buena para aquellos a quienes no les importa alojarse en una zona más tranquila de la ciudad.

¡Danos un "Me gusta" en Facebook! Te alegramos el día con unas fotos maravillosas