Los mejores hoteles de lujo en la ciudad de Nueva York

Ver todos Hoteles en New York City

Ya sea que estés buscando opulencias del viejo mundo, escenas de fiestas plagadas de celebridades, un personal adulador, lo encontrarás en uno de los hoteles más lujosos de Nueva York. Para asegurarnos de que te tratarán como alguien de la realeza, dormimos en las sábanas de finos hilos, saboreamos los cócteles de precio exorbitante y entablamos amistad con los famosos: es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo. Mira nuestra selección de los hoteles más lujosos en la ciudad de Nueva York.

  1. Se podría decir que ningún otro hotel de Nueva York es sinónimo de lujo como el centenario Plaza de 282 habitaciones. Una remodelación de $400 millones al referente de Nueva York equipó las habitaciones con accesorios de baño enchapados en oro, pero también transformó la mayoría de las habitaciones con vista a Central Park en residencias privadas. Aún así, el spa excepcional, un servicio de mayordomo las 24 horas y la historia hacen que valga la pena el derroche.

  2. El imponente y centenario St. Regis es conocido por su extraordinario servicio, pero el hotel cuenta con muchas características destacadas, entre ellas las 229 habitaciones elegantes y una excelente ubicación en la Quinta Avenida. Aunque no cuenta con piscina ni las vistas a Central Park de otros hoteles de lujo del Midtown, a algunos les parecerá que un afamado Bloody Mary en el King Cole Bar compensa con creces.

  3. Con una ubicación privilegiada frente al MoMA y cerca de las mejores compras, este hotel de lujo del Midtown de la afamada marca de cristalería ofrece una opulenta experiencia. Una serie de características de lujo incluyen al primer spa La Mer del mundo, una linda piscina cubierta, un centro de ejercicio y comidas y bebidas chic durante todo el día; aunque la comida es costosa (como lo es todo en este hotel) y el menú es bastante limitado. Las 114 habitaciones de huéspedes ofrecen detalles de alta tecnología como opciones controladas por tablet y grandes televisores de pantalla plana ocultos en espejos, además de minibares gourmet abastecidos con cristalería Baccarat, champagne y bocadillos Laduree (además de bebidas sin alcohol gratis). Los baños de mármol blanco tienen bañeras y duchas de efecto lluvia separadas. Para un lugar menos ostentoso con dirección en el centro, echa un vistazo al Hotel Greenwich en TriBeCa, que ofrece similares comodidades, tarifas más económicas y un restaurante italiano en el lugar.

  4. Deliberadamente de negocios, el Four Seasons de 368 habitaciones en el este de Midtown tiene todos los elementos de lujo esenciales: un enorme y elegante vestíbulo (el legendario arquitecto I. M. Pei diseñó toda el área pública para seguir una rigurosa simetría); servicio a completa disposición; un elegante centro de spa y ejercicio; y unas de las habitaciones más cómodas y grandes en la ciudad. Además, los huéspedes pueden usar gratis las instalaciones del spa (hidromasaje, sauna y sala de vapor).

  5. En el mismo edificio así como algunos de los mejores restaurantes de la ciudad y al otro lado de Columbus Circle desde Central Park, la ubicación del Mandarin es ideal. Pero es la vertiginosa serie de lujos modernos del hotel —una piscina de 23 metros, uno de los mejores spas de la ciudad, vistas panorámicas de casi todas las áreas comunes, baños enormes con bañeras profundas (incluso en habitaciones estándar), y magníficas y elegantes opciones para cenar en el lugar, por nombrar algunos— que lo convierte en un verdadero destacado entre las estrellas.

  6. El Peninsula de 239 habitaciones tiene elegantes habitaciones, una piscina cubierta, un gimnasio superior (ropa de ejercicio, tés orgánicos y una habitación de sauna y vapor gratuitos), spa y salón ampliamente elogiados e impresoras en la habitación, que lo convierten en una opción óptima de hotel silencioso y clásicamente de lujo. Y para compras de diseñador, su ubicación en la Quinta Avenida es ideal.

  7. Esta nueva adición prácticamente perfecta del barrio de TriBeCa (el hotel fue inaugurado en 2008 por Robert de Niro, entre otros) ofrece 88 acogedoras y cálidas habitaciones, un diseño imponente y un servicio muy atento. Y aún mejor: Wifi gratis, refrigerios gratis en el minibar y videojuegos de Wii gratis a pedido. Mejor todavía: una piscina subterránea, un sorprendente spa japonés, un excelente gimnasio y el restaurante aclamado por la crítica Locanda Verde.

  8. Con un servicio impecable, clásicas y lujosas habitaciones, Warhols dispersos en el piso superior, no hay duda de que el Gramercy Park Hotel actualmente marca el nivel de tranquilidad en Nueva York, especialmente en el aterciopelado Rose Bar.

  9. El Mark, hotel originalmente construido en 1927, reabrió sus puertas en 2009 como uno de los mejores hoteles contemporáneos de lujo en Nueva York. Los impresionantes interiores del hotel producto del diseñador líder francés son coloridos y atrevidos en lugar de sobrecargados y ostentosos y cuenta con un restaurante y bar a cargo de uno de los chefs más famosos de Nueva York. Habitaciones cómodas y de alta tecnología con servicio personalizado lo convierten en una gran opción para quien pueda costearlo.

  10. Una de las propiedades de lujo más reconocidas y respetadas en la ciudad de Nueva York, el Palace está la altura de las expectativas. El hotel de 909 habitaciones completó una renovación en grande en 2013 y cuenta con numerosas características de la propiedad, que incluye un gran gimnasio moderno, un restaurante de alta cocina y dos salones íntimos. Turistas, viajeros y celebridades eligen quedarse en estas habitaciones espaciosas y sofisticadas, y su conveniente ubicación en Midtown, cruzando la calle desde la Catedral de San Patricio y a poca distancia de numerosos lugares de interés, lo convierten en una gran atracción. Sin embargo, la falta de un spa completo en un hotel tan grande es sorprendente y tiene un molesto cobro adicional de Wifi para aquellos huéspedes que no están alojados en las suites del Tower. No obstante, el Palace sigue siendo un gran ícono de Nueva York; las vidrieras Tiffany y los techos dorados permanecen desde sus días como mansión privada.

  11. Compuesto por 14 pisos sobre el Hotel Lotte Palace, The Towers at Lotte es una propiedad de lujo de cinco perlas con una excelente ubicación en Midtown, al lado de las afamadas tiendas y puntos de interés de la Quinta Avenida. Sus 176 habitaciones espaciosas y amobladas con opulencia tienen vistas del horizonte (algunas dan a la Catedral de San Patricio) y algunas tienen cocinas pequeñas y zonas separadas de sala de estar y comedor. Hay cuatro bares de especialidad, una repostería, un spa de 650 metros cuadrados y un centro de ejercicios con impresionantes vistas en el sitio. Pero hay algunas características de lujo que faltan, como un restaurante de servicio completo o una piscina. Aún así, abundan los pequeños detalles de lujo, entre ellos servicio de empaque/desempaque gratis, lustre de calzado, planchado de ropa, baños preparados, transporte al Distrito de teatros y servicio de automóvil en un Mercedes.

  12. El Soho House de Nueva York es un club solo para miembros que abastece a las industrias del cine y los medios de comunicación. La división del distrito Meatpacking también tiene 30 lujosas habitaciones de hotel —pequeñas, medianas y grandes— que están abiertas al público. A pesar de la impresionante cocina (una mejora de los últimos días), la comida todavía está ligeramente en segundo plano frente a la escena de fiesta de moda; el alcohol es un fenómeno generalizado dentro y fuera de las habitaciones, de la escena de cóctel nocturna, a los mini-bares completamente equipados (con limón y limas frescos) y al "One While Changing", donde los huéspedes reciben una visita personal de un barman en la habitación durante el tiempo entre el trabajo y juego. Sumérgete en la ampliamente conocida piscina de la azotea y terraza —que algunos consideran que vale el precio por sí sola— el spa Cowshed, la biblioteca y el Wifi gratis (para aquellos que intentan trabajar) y está claro que no hay otro hotel en Nueva York que se le parezca.

  13. Un hotel histórico y elegante cruzando la calle de Central Park, el Pierre ofrece una muestra del gran Nueva York antiguo a aquellos que se hospeden en cualquiera de sus tradicionalmente decoradas 189 habitaciones. El amplio personal brinda un servicio de guante blanco excepcional (a los huéspedes ni siquiera se les permite presionar los botones del ascensor), pero el Pierre carece de algunas comodidades en el sitio (restaurante de servicio completo, spa) que pueden encontrarse en otros hoteles de lujo junto al parque.

  14. Después de una renovación de $60 millones, este hotel de 190 habitaciones en el Upper East Side está listo para atraer los huéspedes del cercano Carlyle con servicio a la habitación junto al Cafe Boulud, un jardín en la azotea solo para huéspedes con servicio de mayordomo y algunas de las más cómodas camas de hotel en Nueva York.

  15. Ubicado en una zona de edificios de apartamentos más costosos de Manhattan, el Park Hyatt New York de cinco perlas ofrece una rebanada de vida como un millonario del Midtown. Las 210 habitaciones varían en tamaño de habitaciones estándar a suites presidenciales y cuentan con balcones y cafeteras Nespresso. Sin embargo, las vistas que solo impresionan son las de los pisos más altos y los huéspedes que se alojen en niveles inferiores podrían sentirse confinados. Entre sus características el hotel cuenta con un spa, un centro de ejercicio y una piscina, además de un restaurante que sirve nueva cocina estadounidense.

  16. Ubicado en el centro, cerca de Madison Square Park, The Nomad (que comparte su nombre con el vecindario circundante al norte de Madison Square Garden) es un hotel de lujo y diseñado de manera impecable con un servicio atento pero con características limitadas (no hay spa ni centro de negocios). El foco de atención del hotel son su bar y restaurante del mismo nombre, que presentan cinco espacios separados pero conectados que se expanden a lo largo de la planta baja. Los huéspedes pueden ordenar cócteles en la cómoda Library con paredes repletas de libros u ordenar el almuerzo en la iluminada sala Atrium, aunque deben estar preparados para precios tan altos como el nivel de estilo. Las 168 habitaciones para huéspedes son de lujo (hay ropa de cama Sferra, toallas Frette y batas de baño), y evocan con éxito a una antigua era con alfombras persas, mapas antiguos y acabados clásicos.

  17. The Knickerbocker es un refinado hotel de cinco perlas justo en Times Square. Reabierto en 2015, esta elegante propiedad de moda tiene 330 espaciosas, pero no excesivamente lujosas, habitaciones con tabletas junto a la cama que controlan la iluminación y temperatura. Entre las características que destacan están una barra de café, una popular terraza en la azotea con excelentes vistas, un restaurante de alta cocina liderado por el chef Charlie Palmer y un excelente centro de ejercicios, pero no hay piscina o spa completo (pueden coordinarse tratamientos en la habitación). 

  18. Este hotel boutique de 114 habitaciones en SoHo, con un bar y una piscina impresionantes en la azotea, grandiosos regalos (entre ellos Wifi gratis y degustación de cortesía de vino y queso cada noche), próximamente un restaurante de David Burke, y un conservador de arte hotelero, representa al moderno y creativo vecindario en el que se ubica. Sus iluminadas habitaciones minimalistas son más pequeñas que las que poseen algunos de sus lujosos competidores, pero están suficientemente llenas de detalles bien pensados para compensarlo.

  19. The Carlyle ha sido un albergue histórico y discreto de artistas, presidentes y celebridades locales e internacionales desde 1930, y es tradicional hasta la médula: Ascensoristas con guantes blancos, un vestíbulo propio de conserjería, el clásico Bar de Bemelman y actuaciones durante la cena de Judy Collins y Woody Allen (tocando jazz en clarinete) son distintivos de este clásico hotel estadounidense. 

  20. El Langham Place Fifth Avenue de 214 habitaciones es un moderno y lujoso hotel, convenientemente ubicado cerca de populares lugares turísticos y oficinas empresariales del Midtown en Manhattan. Las habitaciones son enormes y vienen con características de primer nivel (Wifi gratis, bases para iPod, ropa de cama y artículos de tocador de alta calidad), pero la decoración es sencilla y carece de carácter. 

  21. El Viceroy Central Park New York es un hotel de lujo con 240 habitaciones en una céntrica ubicación en Midtown, a solo dos cuadras de la parte inferior de Central Park. Las habitaciones tienen comodidades modernas como sistemas de sonido de Beats by Dr. Dre, TV inteligentes y cafeteras de espresso Illy. El hotel tiene un restaurante y bar en el vestíbulo, un bar en la azotea con vistas a Central Park y un centro de ejercicio las 24 horas, además de servicio de conserjería y otros servicios de alto nivel. Pero los adicionales como desayuno, estacionamiento y Wifi no están incluidos en todas las tarifas de las habitaciones y pueden ser costosos. 

  22. Este hotel boutique del Upper East Side, hermano del afamado mundialmente Hotel Plaza Athenee en París, posee un arraigado compromiso con el servicio, el lujo y la sofisticación. Las habitaciones son suntuosas, con decoración clásica europea y baños preciosos. El bar y el restaurante son íntimos y románticos. Sirven excelente comida gourmet y cócteles, mientras que el spa y gimnasio ofrecen espacios encantadores para relajarse y rejuvenecer. Lo mejor de todo, sin embargo, es la dedicación que el hotel pone al servicio, puesta en evidencia desde el principio con un registro en el que te ofrecen sentarte y que continúa a lo largo de la estadía de los huéspedes debido a los excelentes conserjes Clefs d'Or. No es de extrañar que tanto la princesa Diana como Elizabeth Taylor hayan hecho al Plaza Athenee su hogar.

  23. El Lowell es un hotel boutique de gran categoría, famoso por su servicio de alto nivel y sus espléndidas habitaciones decoradas individualmente. Se localiza en el elegante Upper East Side, a una cuadra del Central Park y a pocos metros a pie de las boutiques de diseñador a lo largo de las avenidas Madison y Quinta. Sus 74 habitaciones y suites tienen una decoración elegante y con estilo; están equipadas con grandes comodidades, con productos de tocador DDC28, televisores de pantalla plana con películas de alquiler y Wifi gratuito. La mayoría de las unidades también tienen chimeneas a leña, cocinas completas y balcones. El restaurante del hotel y el gimnasio son puntos a favor, pero el hotel no ofrece servicios de spa.

  24. Un hotel moderno tipo boutique, con toques de mediados del siglo, el Quin de 208 habitaciones tiene todos los servicios y atributos para una estadía de lujo en el Midtown de Manhattan. Ubicado en la Calle 57 y la Sexta Avenida, a dos cuadras del Centra Park, el hotel te deja a una distancia a pie o en un breve viaje en metro de la mayoría de los principales atractivos de Nueva York. Se pueden verificar todas las características importantes de un hotel de lujo: Las habitaciones son modernas y lujosas, el restaurante y bar de la planta baja es un lugar de reunión muy popular, y el amplio gimnasio te permite acordar sesiones personales de ejercicio. Además, el hotel va mucho más allá al ofrecer servicio personalizado de conserjería con su programa de Agregados (a los miembros de conserjería aquí se les describe como "conservadores de estilo de vida") y el teléfono de cada habitación tiene un botón que se conecta con un comprador personal de Bergdorf Goodman.

  25. El Conrad New York, abierto en 2012, es una opción lujosa y elegante justo al lado del edificio de Goldman Sachs en Battery Park City. Su elevado vestíbulo interior con grandes instalaciones de arte deja una primera impresión dramática; el restaurante gourmet es un animado lugar de copas después del trabajo y hay un flexible espacio de reunión de 2800 metros cuadrados. Las habitaciones son enormes, particularmente para la ciudad de Nueva York; todas tienen salas de estar separadas y divisiones deslizantes. Entre los servicios de alto nivel se incluyen máquinas Nespresso, artículos de tocador de calidad (tres marcas están disponibles), batas mullidas y un bar con lavabo. La localización está un poco lejos de los puntos turísticos populares de Midtown, pero hay excelentes restaurantes en las inmediaciones y hay numerosas paradas de metro a unos pasos de distancia.

  26. Uno de los hoteles boutique más sexi de Nueva York, ubicado convenientemente entre Grand Central y Times Square, el Bryant Park Hotel recibe a huéspedes con sentido de la moda, del mundo del entretenimiento y europeos exigentes. La combinación de servicio amigable y personalizado, un gran bar y restaurante, y habitaciones geniales y cómodas —todo dentro de un edificio de 128 habitaciones con estilo art déco— hace del hotel un placer inconfundible.

  27. El Sherry-Netherland es una de las grandes damas de Nueva York. Con solo 100 habitaciones decoradas individualmente, operadores de ascensor con guantes blancos y un vestíbulo de mármol con candelabros de cristal, este hotel boutique es exclusivo, elegante e histórico. Las habitaciones cuentan con una decoración clásica y tecnología moderna, que incluyen soportes para iPod, televisores pantalla plana y Wifi gratuito. No hay mucho más en términos de servicios ofrecidos por el hotel, pero el pequeño gimnasio está bien equipado y el restaurante adyacente es conocido por su maravilloso plato veneciano. La ubicación del Sherry —en la esquina sureste de Central Park— lo convierte en una excelente base de operaciones para explorar las atracciones más importantes de la ciudad.

¡Danos un "Me gusta" en Facebook! Te alegrarás de haberlo hecho