Los Mejores Hoteles Boutique en San Francisco

Ver todos Hoteles en San Francisco

Un equipo de reporteros de Oyster pasaron semanas explorando 59 de los mejores hoteles en San Francisco. Dormimos en las camas, comimos en los restaurantes, pusimos a prueba el servicio, y recorrimos los vecindarios, todo con el objetivo de seleccionar las más distinguidas propiedades. Aquí hay una lista de nuestros hoteles boutique favoritos.

  1. Ubicados en dos edificios contiguos de un siglo de antigüedad, este hotel boutique de 110 habitaciones es una revelación en la desbordante Union Square - una atesorada y lujosa propiedad que también es sorprendentemente casual. El alegre portero conversa con usted mientras lo guía a su pequeño y resplandeciente recibidor lleno de orquídeas recién cortadas y pinturas de artistas locales. La falta de opulencia del recibidor se contradice con el nivel de lujo del hotel, el cual incluye un impresionante despliegue de servicios y comodidades de primer nivel dentro de las habitaciones. El restaurante, Campton Place, es una institución por derecho propio, rematado con un maestro catador de vinos (una de 150 personas en el mundo que puede sostener ese título) y una bodega de vinos con más de 1500 etiquetas.

  2. Histórico y discreto, este hotel de 136 habitaciones ubicado en un edificio de ladrillo de 12 pisos, con paredes cubiertas de enredaderas, en el lugar de moda Nob Hill, atrae a los huéspedes con un servicio cálido y atento, y una atmósfera tranquila e íntima que combina la elegancia del pasado con el confort contemporáneo. Las habitaciones, todas previos apartamentos, son espaciosas, y luego de una renovación en el año 2009, las comodidades en el interior de las habitaciones son de la mejor calidad. La ubicación en la cima de la colina del hotel implica que las habitaciones tienen grandes vistas del parque y de la ciudad. Y los huéspedes pueden usar gratuitamente la piscina, sauna, baño de vapor, gimnasio, y patio en el spa Nob Hill del hotel, uno de los mejores spas en la ciudad. El débilmente iluminado restaurante Big 4 - piense en sillones de cuero verde y un pianista nocturno - es un perfecto lugar para relajarse luego de un largo día en la ciudad.

  3. El sexy hotel Palomar de 198 habitaciones funciona también como una galería de arte a la moda, con pinturas de museos locales a lo largo de las paredes - una colección de obras del maestro modernista Marc Chagall estaba en muestra cuando lo visitamos. La entrada y el recibidor están en una ajetreada calle del centro, pero el hotel comienza desde el quinto piso. Mientras que el hotel Palomar es mayor en tamaño que la mayoría de los hoteles boutique, despierta su encanto con habitacionesconfortables y con mucho estilo, un servicio atento, y un restaurant de alto nivel con un menú de comida new american.

  4. Conocido por su bar Redwood Room y su restaurante Asia de Cuba, la escena de moda del Clift es típica del Morgans Hotel Group, el cual compró el histórico hotel a Four Seasons y lo reabrió en 2001 luego de una remodelación hecha por Philippe Starck El recibidor y las 350 pequeñas pero cómodas habitaciones tienen pocas comodidades pero sí tienen mucho estilo y están muy a la moda.

  5. Este hotel hogareño de 94 habitaciones en Union Square diseñado para evocar los salones literarios de los años 20' y 30' se siente como una mezcla de tienda de libros y hotel. Su recibidor está flanqueado por estantes de antiguos libros, escritorios de lectura retro, y sillones adecuados para una tarde de lectura atenta de los clásicos. Las habitaciones son sorprendentemente modernas, con televisores de pared de pantalla plana de 36 pulgadas, soportes para iPod, y camas con almohadas afelpadas. El acogedor bar del recibidor ofrece una hora nocturna de vino gratuito, y un pequeño restaurante ofrece comida californiana a buen precio.

  6. Un pequeño y adorable hotel entre las galerías de arte y las tiendas de antigüedades del residencial Pacific Heights, el Laurel Inn tiene habitaciones hogareñas tipo apartamento, muebles cómodos y modernos, y un gran número de memorables y sencillamente cómodos extras a lo largo y ancho del lugar- limonada y galletas recién horneadas gratuitas en el recibidor, flores en el ascensor, una copa de vino sin cargo en el bar contiguo, el Swank Cocktail Club. Lejos del frenesí del turismo, este hotel es un lugar ideal para visitantes o viajeros de larga estadía que no requieren un despliegue de servicios.

  7. Un gigantesco Maneki Neko, o "Gato que hace señas", saluda a los huéspedes desde un costado del recibidor en este cool hotel del Barrio japonés. Al lado de él (¿o ella?), se pueden ver espectáculos y películas de anime en televisores de pantalla plana. Y las habitaciones - oh, estas habitaciones - fueron diseñadas por el aclamado artista pop japonés Heisuke Kitazawa, mejor conocido como "PCP". Incluso si usted no es japonés - o un aficionado del animé - encontrará mucho de qué hablar acerca del Tomo. Las habitaciones son más grandes que las de muchos de los más costosos hoteles en el centro. El servicio es cálido y amigable. Y el restaurante, Mum's, sirve comida japonesa suficientemente buena para atraer a locales así como a huéspedes del Tomo. (Pruebe el shabu-shabu, o estofado japonés).

  8. Un paso dentro de la decididamente discreta entrada de este hotel - una puerta simple de vidrio en una calle lateral - es un salto razonablemente valuado en una atmósfera de brillante y colorida extravagancia e irreverencia. El recibidor posee una cabina de fotografías, y una pared entera está cubierta con fotos de huéspedes anteriores, como un anuario digno de torpes tomas eliminadas. Debajo de la apariencia de una burla irónica, sin embargo, yacen algunas muy buenas intenciones. La conservación de "The Good champions", la conciencia ambiental, y el servicio comunitario, temas que se extienden desde la decoración del hotel a la experiencia de los huéspedes: La mesa de café del recibidor está hecha de una vieja patineta; las bicicletas para que usen los huéspedes están estacionadas cerca de la recepción; y los autos híbridos estacionan gratis. Lashabitaciones minimalistas tienen una vibra chic a lo IKEA, con murales vibrantes que retratan escenas de la ciudad y tonalidades verde lima.

¡Danos un "Me gusta" en Facebook! Te alegrarás de haberlo hecho